El futuro de las imprentas

Libro de la Batalla del 5 de mayo

Todos sabemos qué es la imprenta o al menos estamos familiarizados con ella, ya que este mecanismo de reproducción de textos e imágenes sobre el papel nos acompaña desde hace cientos.

Aunque en sus comienzos no era más que un sistema artesanal, un tiempo después significó una verdadera revolución cultural. Por otro lado, no podemos dejar de mencionar que con el correr de los años los avances tecnológicos permitieron que el concepto de impresión sea cada vez más amplio.

Actualmente es posible obtener el mismo resultado con las tácticas más diversas, como por ejemplo la flexografía, la serigrafía, el alto grabado, la fotografía electrolítica, la litrografía, la xerografía y los novedosos métodos digitales, entre otras. Hoy día, la imprenta está sufriendo grandes cambios y no todos son para mejor. La rapidez con la cual evoluciona el sector tiene un enorme impacto frente al método tradicional.

Tal como mencionamos, los progresos tecnológicos han respaldado enormemente al rubro de la imprenta. No obstante, es importante considerar que la tecnología no sólo permitió el desarrollo y la innovación del mecanismo en cuestión, sino que también marcó un punto de inflexión en los últimos años. En la actualidad, un usuario promedio tiene muchísima facilidad para acceder a una impresora, ya sea a tóner o láser. Asimismo, es imposible dejar de lado el hecho de que el conocimiento de las personas con respecto al manejo de las mismas es realmente amplio, lo que significa que ya no recurren con frecuencia a imprentas profesionales para trabajos de uso personal.

Estos aspectos, sumados al abaratamiento de los costos de las impresoras y el mayor acercamiento de la gente tanto a los programas de edición digital, han provocado que la imprenta tradicional se encuentre en una encrucijada muy importante para su supervivencia. La llegada de los libros electrónicos, la venta de lectores digitales y el crecimiento exponencial de la información digitalizada hacen que la industria esté atravesando un profundo cambio e incluso tienda a desaparecer por completo.

El futuro de las imprentas depende de la capacidad que tengan de buscar soluciones creativas que se adapten a esta realidad que golpea fuerte. Es necesario que sean conscientes de las nuevas tendencias y de las necesidades de los usuarios lo que, por otro lado, puede traer consigo grandes beneficios.