Trípticos

triptico

Una de las formas conocidas de la promoción de productos y servicios por escrito, son los llamados trípticos, una variante de los folletos que tiene más espacio y más versatilidad para poder transmitir información sobre un producto y un servicio con textos y fotografías.  Los tripticos tienen seis caras resultado de plegar dos veces una hoja de tamaño común.  Ese plegar permite obtener de dicha hoja, seis caras: tres por el anverso y tres por el reverso.   Suelen plegarse de forma vertical y con los paneles, o apartados, superpuestos de una manera que al cerrarse se convierte en un folleto de una sola cara.

Pero además de esa forma de presentación de los trípticos hay muchas variantes, que resultan convenientes según sea lo que se promocione.  Con estos folletos se hace fácil la tarea publicitaria de mostrar a los potenciales clientes, los detalles técnicos si aplica, las cualidades de funcionamiento, el uso, el costo, la apariencia de los bienes que se promueven con él. La cobertura, la importancia, y demás aspectos de aprovechar un servicio que se sugiere aprovechar a través de un triptico.

Su forma de distribuirse suele ser igual a la de los folletos básicos, mano a mano a los potenciales clientes en directo ya sea en la calle o en eventos, enviando por correo o ubicando los mismos en puntos estratégicos para que cada quien los retire. Como en toda comunicación escrita lo que cuenta es la calidad de los materiales y originalidad de los textos.  Con una rama de diseño en auge, las imprentas suelen ser las que elaboren originales diseños y textos que venden a partir de la información que el cliente proporciona.

Una variante del triptico suele ser el díptico, nada de diferente excepto en el doblaje de la  cartulina, hoja de papel, cartón, y tantos materiales utilizados pero que en este caso se convierte en dos hojas. Aunque el tamaño de ambos puede variar, usualmente se usa el tamaño Din A4 que es una de las medidas más utilizadas de manera comercial para toda clase de documentos y trabajos de imprenta. Los materiales son variados, y se puede optar entre muchos como la cartulina y el cartón, el papel couché y también muchos presupuestos para hacernos de un tríptico de calidad y que sea efectivo.

Imagen: Vía